¿CÓMO RESOLVER EL CUBO DE RUBIK?

Antes de nada, te invitamos a que conozcas el reto que tienes ante ti. Cuanto más sepas del cubo de rubik, más fácil te resultará entender qué tienes que hacer en cada fase y con qué finalidad.

El cubo de rubik tiene 6 caras, (cada una de ellas de un color diferente) y se compone de tres tipos de piezas:

  • Centros: hay 6 centros. Son piezas de un solo color que están justo en medio la cara. No se mueven nunca, pero giran sobre sí mismos.

  • Vértices o Esquinas: hay 8. Cada una de estas piezas cuenta con tres colores distintos.
  • Aristas: son las piezas situadas entre los vértices y hay 12 en total. Cada arista del cubo de rubik cuenta con dos colores diferentes.

En definitiva, el cubo de rubik se compone de 20 piezas “móviles” (12 aristas y 8 vértices) más los 6 centros.

¡Eso hace un total de 26 piezas que hay que ordenar!.

Lo realmente bueno es que un centro nunca ocupará la posición de una arista, ni una esquina podrá ocupar la de un centro… ¡Nada de eso!. Las aristas y las esquinas solo se pueden intercambiar entre sí.

Ya conocemos un poco mejor a nuestro rival, ¡Ya podemos empezar a armar el cubo de Rubik!.

MÉTODO PRINCIPIANTE PARA RESOLVER EL CUBO DE RUBIK

Si has llegado hasta aquí, seguro que ya has decidido aprender a resolver el cubo de rubik de una vez por todas. Esta es la forma de resolución de un método para principiantes, diseñada para enseñarte a resolverlo por completo y sin ninguna experiencia previa. ¡Vamos a por ello!.

1- Cruz de la primera capa del cubo

Empezaremos resolviendo las aristas blancas. Por supuesto, se puede empezar con otro color, pero empezar por la capa blanca es algo tácitamente establecido. Muchas otras guías empiezan por ella y nosotros así lo haremos.

Estamos en una fase fundamentalmente intuitiva, así que la mejor manera de ser bueno en este paso es simplemente practicando.

Ya hemos indicado que las piezas centrales son fijas y determinan el color de cada cara. Eso a su vez es una pista importante, ya que sabemos que debemos resolver las aristas blancas prestando atención a los colores de los centros de cada cara.

¡Llegó la hora de hacer la cruz de la primera capa en modo bucle!.

Cuando la hayas practicado un ratito, se convertirá en algo muy natural para ti.

Completar la primera capa del cubo de rubik

Ya hemos completado la cruz, ahora toca hacer lo mismo con las cuatro esquinas con pegatinas blancas.

La idea es conseguir que el cubo que tenemos entre manos quede así.

como hago el cubo 3x3

Para conseguirlo, todavía no tendríamos que emplear ningún algoritmo, ¡podemos hacerlo a base de intuición y más intuición!. Aún así, abajo te facilitaremos unos pequeños pasos.

1.-Lo primero que debemos hacer es sujetar el cubo de manera que la cara blanca nos quede en la parte superior y la cara amarilla sea la inferior.

2.-Encuentra un vértice en la capa inferior que tenga el color blanco y ten en cuenta los demás colores que componen esa pieza, ya que cada vértice tiene una posición determinada.

3.-Gira libremente la cara inferior hasta que dicho vértice quede localizado debajo del sitio donde queremos colocar esa esquina.

4.-Llegado este punto podemos encontrar tres soluciones:

ARMAR CUBO DE RUBIK

Blanco mirando hacia la izquierda que solucionaríamos con F D F’

COMO ARMAR CUBO DE RUBIK

Blanco mirando hacia la derecha que solucionaríamos con R’ D’ R

MONTAR CUBO DE RUBIK

Blanco hacia abajo que solucionamos con R’ D2 R D R’ D’ R

Se puede dar el caso de que no encuentres ningún vértice con color blanco en la cara inferior del cubo porque estén en la superior pero fuera de lugar. En ese caso, habría que bajar esa pieza a la capa inferior para que desde ahí podamos trabajarla como uno de los casos anteriores.

2- La cosa se va complicando, ¡a por la capa central del cubo!

 

Ya tenemos lista la primera capa. Ahora es cuestión de colocar las aristas y ya tendremos completa la capa central del cubo.

Para ello, colocamos la cara blanca hacia abajo y buscaremos una arista que no tenga el color amarillo. Elegimos cualquier otra y la colocamos de forma que el color de la arista coincida con el color del centro de la cara con la que estamos trabajando. El color que me quede encima será el del eje de mi izquierda o el de mi derecha.

 

Si el color que queda arriba es el que tenemos que colocar en nuestro eje izquierdo, los pasos serán:

U’ L’ U L U F U’ F’

 

Si el color que queda arriba es el que tenemos que colocar en nuestro eje derecho los pasos serán: 

U R U’ R’ U’ F’ U F

 

En el caso de que una arista esté en su posición correcta pero mal orientada, nos tocará insertar otra arista en su lugar para poder sacar la que necesitamos. De esa forma, podremos insertarla nuevamente ya orientada con uno de los dos algoritmos mostrados arriba.

3- Resolvemos la última cara del cubo de rubik

¡Esto ya casi está!. Aunque para ser sinceros tengo que advertirte que este es el punto en el que se rinden muchos de los que quieren aprender a resolver el cubo de rubik. Sabemos que tú no eres de esos, así que, ¡respira fuerte! Queda la parte más difícil pero también la más satisfactoria, esa de tener en tus manos por primera vez un cubo resuelto por ti mismo. ¡Vamos!.

Este es el esquema de los pasos que vamos a seguir:

Realizar la cruz amarilla

Orientar la cruz

Colocar las esquinas en sus posiciones

Orientar las esquinas

Realizar la cruz amarilla

Lo que buscamos es hacer una cruz en la cara amarilla pero sin preocuparnos demasiado si los colores laterales coinciden con los de las caras o no (eso ya vendrá después).

 

Puedes encontrarte 4 posibles casos y tendrás que familiarizarte con este algoritmo

F R U R’ U’ F’

cruz amarilla cubo rubik
punto capa amarilla cubo
forma L ultima capa cubo
linea ultima capa cubo

1.- La cruz ha quedado completa. ¡Estás de enhorabuena!, puedes pasar al siguiente paso.

2.- Punto: aplicamos el algoritmo F R U R’ U’ F’, después dos giros a la capa superior (U2) y volvemos a repetir otras dos veces el algoritmo.

 

3.- Forma de L: sujetamos el cubo de manera que las aristas amarillas se queden en el fondo y a la izquierda. Aplicamos el algoritmo dos veces. 

4.- Linea: línea amarilla en horizontal y ejecutamos el algoritmo una sola vez.

Orientar la cruz del cubo de rubik

 

En el paso anterior dijimos aún no teníamos que preocuparnos de cómo quedaban los otros colores de las aristas amarillas; pues bien, ¡ya es hora de hacerlo!. 

 

La cruz amarilla está hecha, pero… ¿coinciden los colores de los laterales con los centros?. Nos puede ocurrir lo siguiente: 

1.- Dos aristas adyacentes que coinciden: giraremos la capa superior buscando que dos aristas adyacentes coincidan con los colores de sus caras. Si las tenemos, debemos dejarlas a nuestro lado izquierdo (es decir ocupando la posición de fondo e izquierda). Entonces ejecutamos el siguiente algoritmo.

 U R U’ L’ U R’ U’ L

2.-Dos aristas enfrentadas que coinciden: una arista frente a otra coinciden con los colores de sus caras. Entonces ejecutamos el siguiente algoritmo.

U R U’ L’ U R’ U’ L (2 o 3 veces)

Colocar las esquinas en sus posiciones

  

Casi todas las piezas del cubo están ya en su posición, pero aún faltan las esquinas. En este paso de nuevo nos despreocupamos por la orientación, eso lo dejaremos para el siguiente. Lo que si debemos tener claro es que cada vértice esté en su posición (es decir que incluya los 3 colores de los centros más próximos). Podemos encontrar los siguientes casos:

  

1.- Alguna esquina esté bien: si encontramos una esquina en su posición (sin importarnos si está rotada) la dejaremos a nuestra derecha y aplicaremos el siguiente algoritmo:

U R U’ L’ U R’ U’ L

Puede que lo tengamos que realizar una o dos veces, es decir, lo realizamos una primera vez y comprobamos. En caso de que ya esté cada una en su posición pasamos al siguiente paso, de lo contrario, repetimos nuevamente el algoritmo.

2.- Cuando inicialmente no tengamos ninguna esquina en su posición, aplicaremos el algoritmo una vez para conseguir que alguna de las esquinas se quede en su posición correcta. Entonces, llevaremos a cabo lo explicado en el paso anterior.

 U R U’ L’ U R’ U’ L (2 o 3 veces)

 

 Orientar las esquinas

  

Vete eligiendo una música triunfal de fondo, ¡esto está a punto de caramelo!.

  

Lo que queda ya es muy fácil pero hace falta terminarlo. Coloca una esquina que esté mal orientada a tu derecha y aplica lo siguiente:

 

R’ D’ R D

 

Es muy importante que acabes el ciclo y no te dejes sin realizar el último movimiento aunque veas que en el tercero ya ha quedado la esquina orientada.

 

Cuando ese esquina ya esté bien, gira la capa superior para poner a tu derecha otro vértice que esté mal. Entonces repetimos el ciclo hasta que orientemos esa esquina y así sucesivamente con todas.  

Esta parte final es sencilla y repetitiva, ¡presta mucha atención!. Estás a unos segundos de la gloria o de que todo se estropee.

 

 

 

 

Si has sido capaz de llegar hasta aquí, te mereces el siguiente video como premio. Es el tutorial más bonito para aprender a resolver el cubo de rubik que he visto nunca. Y es que, claro, es de Magic Makers y ellos son maestros explicándolo todo.